.

La franquicia del jamón se llama Enrique Tomás


Las franquicias de jamón tienen un nombre: Enrique Tomás. Desde que en 1987 el citado empresario se lanzase con la apertura de un establecimiento propio en Barcelona el negocio no ha parado de crecer. En la actualidad la franquicia factura más de 15 millones de euros y da empleo a 262 personas.

Recientemente han abierto un establecimiento de 600 metros cuadrados en pleno centro de la Ciudad Condal, dando un paso más en la expansión de la empresa. Hablamos, en concreto, de la tienda número 37, de las que solamente seis funcionan bajo el modelo de franquicia. Lo que da a entender las dificultades que entraña abrir una franquicia de esta firma de jamones.

Enrique Tomás asegura que EL TEMPLO DEL JAMON vende al año más de 300.000 jamones, ya sean enteros o cortados y "siempre a mano", como aparece en el diario El País. De momento han sorteado a la tan temida crisis gracias al buen servicio que prestan y a la calidad-precio de sus productos. 

Las ofertas para abrir negocios le llueven a diario. Cuenta con 219 peticiones para abrir tiendas por diferentes países del mundo como Italia o países el Este. Su intención en que las futuras aperturas sean un mix entre tiendas propias y franquicias. El autoempleo es una buena medida para salir de la crisis, pero no todos los emprendedores reúnen las condiciones impuestas por Enrique Tomás. "El autotrabajo es una salida, es el último cartucho y con gran pena le digo a mucha gente que no reúne el perfil", explica el empresario jamonero sobre las solicitudes para abrir franquicias.

Son muchas las exigencias para abrir una franquicia de Enrique Tomás. ¿Quién crees que puede encajar en este tipo de negocios?