.

La importancia de leer la letra pequeña


Hace unos días nos levantábamos con una noticia publicada en el diario La Opinión de Zamora, donde unos franquiciados de la cadena de supermercados Día denunciaban a la compañía por una presunta estafa. Al parecer no se cumplieron las promesas pactadas y el 13% de ganancias que les prometieron se convirtieron en importantes deudas que llegan a alcanzar los 120.000 euros. Ahora, el matrimonio afectado ha puesto el caso en manos de la justicia en búsqueda de una solución.

Pero no son los únicos, tal y como aparece en la información, ya son 23 los integrantes de una Asociación de Afectados de Supermercados de España que se han visto salpicados por casos similares, con deudas que pueden llegar a alcanzar el millón de euros. Aseguran que la lista de perjudicados es muy amplia, pero el temor a denunciar echa para atrás a muchos.

Los afectados advierten de que los beneficios se consiguieron en los primeros meses de la franquicia, pero desde entonces iban acumulando deudas en la tarjeta con la que tenían que pagar los camiones de pedido, único método de pago. Tampoco podían elegir, denuncian, sobre la reposición de los productos, por lo que estaban atados de manos por parte de la franquicia de supermercados. Otro aspecto que destacan es que el beneficio obtenido con la venta de un producto iban para la central y en caso de devolverlo al franquiciado se hacía a precio de coste sin IVA. Hace unas semanas ya os dimos una serie de consejos para meterse  en el mundo de la franquicia.

Este caso es una demostración de la necesidad de leer siempre la letra pequeña y del asesoramiento previo cuando tenemos intención de meternos en un negocio, sea o no una franquicia. Hace varios años distintas franquicias de academias de idiomas dejaron en la calle a cientos de empleados y a miles de estudiantes sin dinero y sin clases. 

¿Conoces tú algún similar?