.

¿Por qué una franquicia?


¿Por qué invertir en una franquicia


Las dudas inundan a cualquier empresario antes de tomar la decisión de apostar por un nuevo negocio. Nadie asegura el éxito absoluto ni abundan recetas mágicas. El modelo de franquicia ha sido uno de los que más ha crecido en los últimos años. Antes de adentrarse en él hay que adquirir una serie de conocimientos sobre este sistema empresarial.

Las franquicias permiten que una empresa, con destacados resultados en el mercado comercial, transmita sus conocimientos y experiencias sobre el negocio a un empresario independiente. A ello se le debe sumar la disponibilidad para el empleo de unas marcas y logotipos que identifican a la franquicia. Este modelo comercial disminuye considerablemente el riesgo que asume el franquiciado.

Este acuerdo empresarial entre las dos partes cuenta con múltiples ventajas. Entre ellas el aprovechamiento del prestigio y experiencia de la firma comercial, así como facilidades en la distribución de los productos y servicios sin que se requieran grandes inversiones económicas.

Se supone que de aquí surge una relación de la que se benefician las dos partes. El franquiciador verá como su empresa se expande a bajo coste. Su imagen y su nombre comercial encuentra un nuevo escaparate, bajo la responsabilidad de un empresario independiente que se ocupe del negocio como si fuera suyo. La franquicia solo debe acreditar solvencia y prestigio comercial, por el cual ofrece un servicio alternativo al de la competencia. El franquiciado debe cumplir con unos requisitos (como se dice en Tormo.com) y, se compromete, por contra, a cumplir con una serie de obligaciones y a unas contraprestaciones económicas.